Correr desgasta tus rodillas: ¿Mito o realidad?


Si eres runner de corazón, seguro te preocupa si esta actividad que tanto amas puede dañar tus rodillas. Vamos a quitarte esa duda. Es un mito, ya que correr como tal no te afecta, lo que es verdad, es que algunos errores a la hora de correr sí pueden lesionar tus articulaciones. Aquí es donde debes poner tu atención para no cometerlos y continuar con las carreras.

Debes tener en cuenta un punto importante, cualquier deporte generará cierto desgaste articular con el tiempo, el cual se puede retrasar con una técnica adecuada, pero la edad también interviene. Sin embargo, piensa que el cuerpo y cada una de sus partes están diseñadas para moverse, y recuerda que lo que no se usa, se atrofia. Así que no te preocupes si correr desgasta o no tus rodillas, mejor ocúpate en conocer y en evitar los errores que pueden traerte mayores problemas.

Errores al correr

  • Calzado inadecuado: No puedes guiarte por el color o el diseño. Hay tenis especiales para correr y para cada tipo de pisada. Tómate tu tiempo a la hora de elegir los mejores para ti.
  • Inclinar demasiado el cuerpo hacia adelante o hacia atrás es un error común que te pone en riesgo de lesionarte la cadera, los isquiotibiales, y sufrir dolor en la zona lumbar y cervical. Siempre debes mantener tu espalda erguida, lo que facilita el movimiento de tus extremidades.
  • Las zancadas demasiado largas te llevarán lejos, pero te fatigarán más, ya que los músculos trabajan a marchas forzadas por frenar cada paso y para continuar con el siguiente. El tamaño de la zancada depende de cada persona, sólo recuerda sentirte cómod@ al hacerla.
  • Evita dar saltos en cada zancada. Esto hará que las articulaciones del talón dupliquen su trabajo, volviéndose susceptibles de lesiones. Concéntrate en avanzar hacia adelante, no hacia arriba.
  • Cuida que tus pies no estén abiertos. Esto aumenta la tensión de cadera, rodillas y tobillos, y disminuye tu rendimiento al correr. Pon atención a la dirección de tus pies para impedir que te esguinces, tengas problemas en los ligamentos, así como rozaduras o ampollas.
  • Checa también que tus rodillas estén alineadas, es decir, ni hacia adentro ni hacia afuera. De lo contrario, se pueden presentar lesiones en los meniscos y en ligamentos.
  • Si flexionas mucho las rodillas, las zancadas serán muy cortas, esto sobrecargará la espalda, caderas y obviamente rodillas. Si por el contrario, las elevas poco, arrastras los pies y limitas las zancadas, disminuyendo velocidad. Además tienes mayor riesgo de sufrir esguinces de tobillo y de caerte por algún tropiezo.
  • Si a la hora de correr, el movimiento de tus brazos es mínimo y no alcanza el ritmo que llevan las piernas, no generas un impulso adecuado, aparte hay una sobrecarga y rigidez cervical.

Cualquier puede correr, pero correr bien y con una técnica adecuada es difícil. Toma un tiempo para analizar la forma en que corres para hacer los cambios necesarios y así mejorar poco a poco tu rendimiento, sin lesionarte.

rodillas desgaste